INICIO

Desde aquellos años en los que el derecho a la educación se extendió a todos los miembros de la comunidad en los países occidentales, cada vez se ha vuelto más evidente que las formas tradicionales de escolarización ya no son adecuadas para realizar su cometido. En este pensamiento se han centrado numerosos pedagogos tales como Ainscow (1995) o Freire (2001), al igual que también se han fundamentado las bases filosóficas y la concepción sociológica de las diferentes Leyes Educativas.

Ante esta nueva diversidad, el profesorado, junto con los grupos investigadores, ha tenido que dar una respuesta, intentando desarrollar nuevas prácticas didácticas que puedan estimular y fomentar la participación de los miembros de la comunidad escolar. Una de estas respuestas es la creación del programa IQEA (Improving the Quality of Education for All), cuyo enfoque tiene por fin mejorar los resultados estudiantiles a través de la focalización en el proceso de enseñanza-aprendizaje, además del fortalecimiento de la capacidad de la escuela para manejar los cambios. Este proyecto fue desarrollado por Mel Ainscow, David Hopkins, Geoff Southworth y Mel West en la Universidad de Cambridge hace 20 años, pero es tal el éxito alcanzado por el mismo, que se han desarrollado programas de mejora de la escuela en varios países de Europa y Latinoamérica.

Los resultados de investigaciones relacionadas con dicho proyecto, como las de Lipman (1997), entre otros, nos han llevado a plantearnos una investigación que tiene como objetivo principal diseñar, desarrollar y evaluar un programa de mejora de la eficacia escolar a partir de los resultados obtenidos tras la experimentación del programa IQEA en centros educativos españoles.

Anuncios